No escogemos buenos gobernantes, sino buenos actores

Posiblemente, si Abraham Lincoln estuviera compitiendo hoy por la presidencia no ganaría. No por falta de capacidad para gobernar un país, sino por feo. El presidente número 16 de los Estados Unidos no tuvo que aparecer en debates televisados, ni tomarse selfis con sus seguidores y mucho menos hacer videos en TicToc, lo que hubiera representado una sobre exposición de su imagen, que decían era desgarbada y cadavérica. Para él fue una ventaja, porque aunque los votantes lo nieguen, la apariencia de un político importa más de lo que se cree.

Las primeras impresiones son trascendentales. Malcom Gladwell le dedica un libro entero a este fenómeno: Blink (parpadeo), donde habla de lo rápido que definimos nuestra impresión sobre una persona en una entrevista de trabajo o de un recién conocido. Advierte que la intuición muchas veces acierta en su juicio, pero, igualmente, en muchas otras se equivoca. Con los políticos sucede bastante.

Por lo general, los políticos son abogados, economistas, ingenieros, y aunque actores hay menos, todos deben aprender a actuar ante las omnipresentes cámaras. El reto es que tienen un público exigente y que este hace saber su inconformidad a quien quiera escucharlo, en persona o virtualmente.

¿Cómo hace un ingeniero para complacer en tan exigente escenario? Tiene que actuar. Lincoln no tuvo que hacerlo, a pesar de que la primera vez que los votantes norteamericanos pudieron ver la cara de los candidatos fue en las elecciones que él ganó, en 1860. Allí vieron su rostro lánguido, aunque solo posó para un fotógrafo o dibujante que reprodujo su rostro huesudo, intentando que se viera lo mejor posible. Pero no tuvo que hablar, ni comer frente a las cámaras, como lo deben hacer los candidatos hoy.

Banner o poster del candidato republicano.

El psicólogo de la universidad de Princeton, Alexander Todorov, le dijo a la BBC que las decisiones tomadas por la imagen del rostro de un candidato son un atajo para muchas personas con baja educación. Así que el ingeniero-candidato debe siempre exponer su mejor perfil, estar siempre peinado, aprender a hablar sin errores, a posar sonriente, a evitar salirse del libreto, etc. El público lo pide, lo exige y señala con aspavientos cuando le nota un defecto. Por humano que sea. Siempre hay una oportunidad para un meme.

No solo bastan sus propuestas, que la mayoría del público no entiende, importa es cómo se vea, su tono de voz, que hable con seguridad —sin detenerse a pensar una respuesta, porque muestra debilidad—. No se puede alejar del prototipo de candidato competente y siempre debe estar lo más parecido al afiche.

Como los guionistas, los asesores deben cuidar las tres dimensiones de un personaje: el aspecto físico, social y psicológico. Cuando un ciudadano empieza en el mundo político es una persona del común y en teoría la gente quiere que lo sea, quieren que alguien de los suyos esté en el poder, pero, en el fondo, desean una persona perfecta, de vitrina.

Todorov y otros investigadores creen que son percepciones aprendidas , así que hay esperanza. Y debe haber, porque en este momento en la mayoría de países la idea de un líder confiable es masculina.

Un candidato presidencial le dijo a la periodista colombiana Yolanda Ruíz que sus preguntas sobre cuestiones más personales eran preguntas “chimbas” (malas, ordinarias). Ella quería explorar su carácter, su parte humana, no la del candidato del afiche con la sonrisa congelada, pero a él no le gustó. ¿Qué tanto nos gusta a nosotros, realmente, ver ese lado y no la de un actor novato que quiere ser presidente?

Imagen: Darren Halstead en Unsplash

Fuente: https://www.bbc.com/future/article/20171018-the-hidden-ways-that-faces-shape-politics

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s