Sacar a pasear el ego

Ego_escritura_

Todos tenemos una imagen de nosotros mismos. Esta la construimos con los múltiples eventos en nuestra vida. Por supuesto, que dentro de esta imagen entra el concepto que tenemos respecto a nuestra creatividad y habilidad como escritores.

Y quien está dictando ese concepto es el ego, al que solo hace falta una pequeña crítica para alterarlo. Si me estaba dando palmadas en la espalda por mi gran talento al escribir una escena o un dialogo y llega otra persona para destruir mi auto imagen de genio creativo aspirante a un Oscar, es un gran golpe para el quisquilloso ego.

Personalmente, aún después de haber recibido críticas que han mejorado mis historias, por mi cabeza siguen pasando frases como: “No se imaginan lo que me demoré sacando esa idea ”, “No entienden lo que quiero hacer con esta historia”, “Me quieren cambiar mi estilo de escribir”, “Si cambio eso va a modificar todo el guion… ” Mi cabeza da mil vueltas e incluso físicamente me tensiono.

Como anotaba antes, muchos de estos comentarios me han servido bastante, e incluso creo que es muy difícil tener un buen guión sin recibirlos. Por eso he comenzado a crear unos pasos para sacar el mayor provecho de estos. Particularmente quiero resaltar uno, que no tiene que ver nada con estructuras, ni creación de personajes, simplemente es salir a caminar.

Este ejercicio permite darle una vuelta a las ideas y tiempo para recapacitar sobre estas. Lo hago sin escuchar música, para que la mente divague, imagine las diferentes escenas y vaya aceptando los cambios que pueden ocurrir. El contacto con el mundo real, que es de lo que escribimos y del que nos alejamos en el momento de hacer nuestro trabajo, me ayuda a aterrizar las ideas y acercarme, de alguna forma, a quienes hicieron las observaciones.

El resto de puntos son algo evidentes, pero vale la pena nombrarlos y ver en qué momento entra el caminar como uno de los pasos para la reescritura:

  1. Recibir los comentarios con cabeza fría  y así resistir el calentamiento que tendrá al final de la sesión.
  2. Tomar nota de cada uno de ellos.
  3. Ir a caminar, para volver a enfriar la cabeza y comenzar a reflexionar sobre los comentarios recibidos.
  4. Ya de nuevo con cabeza fría (preferiblemente otro día), revisar la lista y definir cuáles de los comentarios adoptar y cuáles guardar para revisar su pertinencia más adelante.
  5. Reescribir o reestructurar. Lo último, si es necesario.

Ninguno de esos pasos son fáciles, porque el ego siempre está codeándonos. El truco es siempre estar preguntándole una y otra vez: ¿Este cambio mejora la historia?

Por supuesto que no todos los comentarios son validos, pero si un mismo comentario se repite, seguramente vale la pena revisar esa parte del guión. El ego no nos dejará en paz, por eso hay que estar alerta para que no nos engañe y entendamos de qué nos hablaban cuando ya estemos viendo el producto junto al público. Por eso es bueno sacarlo a pasear y que se airee un poco.

One thought on “Sacar a pasear el ego

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s